Como evitar que mi gato arañe el sofá ?

Estamos seguros de que amas mucho a tu gato, pero ¿a veces no quieres matarlo, en sentido figurado, por supuesto, cuando descubres que ha arañado tu nuevo sofá? Nosotros también y te vamos a dar las mejores soluciones para que deje de hacerlo!

Gato rascando el sofa

No es exactamente culpa de tu gato, y no lo hace por despecho: solo sigue sus instintos felinos. Hay razones para este comportamiento en gatos, y también hay soluciones.

Los gatos son animales muy limpios y presumidos. Algunos gatos pueden ponerse ansiosos si sienten la necesidad de mantener y afilar sus garras. Es por eso que siempre están buscando cosas para rascarse. También es una forma de marcar su territorio para otros felinos, estirarse y aliviar el estrés.

Quizás te interese : Pasos para bañar a tu gato

Los gatos domesticados todavía tienen fuertes instintos de la vida en la naturaleza. A pesar de tus mejores esfuerzos para frenarlos, intentar evitar que un gato arañe y trepe es una tarea casi imposible.

¿Por qué razón araña mi gato el sofá?

Muchas personas están convencidas de que este es un comportamiento mostrado por los gatos solo por la emoción de destruir el sofá de la sala o la silla antigua que tanto te gusta. Si vives con un gato que ha convertido tu tapicería en meros desechos, probablemente estés en el último momento en términos de si tener el gatito significa abandonar toda esperanza de volver a tener muebles intactos.

Ahora bien, los gatos arañan "cosas" por muchas razones. Primero, mudan sus uñas con frecuencia. La funda de su uña vieja se desprenderá para revelar una uña nueva y sana debajo, y los gatos necesitan arañar para facilitar la extracción de la uña vieja. Si no pueden arañar, el gato puede verse obligado a masticarlos, lo que podría ocasionar lesiones graves en las patas.

Así mismo a los gatos también les gusta marcar su territorio y lo hacen visualmente y con aroma. Cuando un gato araña algo en la naturaleza, como el tronco de un árbol, puede marcar visiblemente mostrando marcas en la base del árbol, pero los gatos también tienen glándulas de olor en sus patas.

Otra razón por la cual los gatos disfrutan de rascarse es porque actúa como una liberación emocional. La frustración, la ansiedad o la excitación pueden acumularse dentro de los gatos, lo que los lleva a buscar una salida.

Puedes haber notado que tu gato se rasca cuando llegas a casa del trabajo, o cuando se encuentran con un gato compañero, y esta es una forma saludable de aliviar las emociones reprimidas. Contrariamente a la creencia popular, los gatos no rascan muebles y alfombras por despecho o para destruir objetos deliberadamente, no son tan malvados!

Cuando tu gato araña algo, puede dejar su aroma para que otros lo huelan. Finalmente, los gatos arañan para ejercitar y estirar los músculos del cuello y la espalda. Si deseas alentar a tu gato a arañar los objectos apropiados, es importante saber qué le gusta arañar.

Los gatos pueden tener preferencias bastante fuertes para el tipo de materiales y lugares que rascan. Tenemos que descubrir lo que les gusta y luego alentarlos a hacer el cambio para que dejen de rascar el sofá y tan solo lo hagan en su mueble o juguete especial para ello.

Los sofás están acolchados, y a muchos gatos les gusta la forma en que sus garras perforan y atrapan la tela. A medida que sacan sus garras de la tela acolchada, eliminan cualquier trozo suelto de uña y así las mantienen sanas y limpias. Rascar la tela también es bueno para el gato, porque puede ver las marcas que le quedan y lo usan como marcaje. Por lo tanto, si queremos desplazar la garra en un poste rascador, necesitamos simular las mismas sensaciones.

Soluciones para que tu gato no arañe más el sofá

Aunque a veces parezca que tu gato arañe tus muebles o alfombras para molestarte, se rasca para limpiar la cubierta exterior de sus uñas, eliminar las cutículas y afilar sus uñas, ¡piensa en ello como una manicura felina!. Aunque no puedes evitar que tu gato se rasque, hay muchas cosas que puedes hacer para proteger tus muebles y redirigir el comportamiento de tu gato.

Estos son nuestros mejores consejos para evitar que su gato arañe su sofá:

Cubrir el sofá

Aunque a los gatos les gusta jugar con todo lo que encuentran, cubrir el sofá con un tejido que sea menos estimulante, como las sábanas viejas, hará que sea menos interesante para tu gato. Esta cubierta debe mantenerse durante varias semanas para que funcione.

Mientras tanto, tu gato puede acostumbrarse a usar un poste de raspado u otra área destinada para este propósito. Nunca puedes evitar que tu gato rasque algo, por lo que es mejor desviar su atención.

Limpia y refresca el sofá rayado

Otra forma de desviar la atención del gato es aplicar sustancias en el sofá que a tu mascota no le gusten, o que le confunden. Por ejemplo, puedes usar alcohol, cualquier tipo de aceite esencial de limón o incluso ambientadores para muebles.

También puede ayudar el rociar el área que se está arañando con algun aerosol anti olor. A los gatos también les disgustan los aromas cítricos, por lo que un ambientador de naranja natural o limón rociado en los muebles puede ser bastante efectivo. Si el lugar favorito para rascarse huele raro y el nuevo poste para raspar huele a catnip, no será una elección difícil.

Antes de aplicar el olor, limpia el sofá con agua y jabón para tratar de neutralizar el olor del gato. Los gatos son muy territoriales y rayarán cosas que consideran parte de su territorio.

Si no lo pescas en el acto, no les digas nada

Los gatos, como las personas, rompen sus patrones de comportamiento gradualmente y mediante el entrenamiento. Ten paciencia con tu gato cuando le enseñes a no arañar el sofá. Es importante que no le avises si no lo detectas en el acto. Tu gato no entenderá por qué lo estás haciendo y no recibirá el castigo de la manera correcta. Causará pánico en tu gato y se pondrá más ansioso.

Según estudios científicos, lo mejor es avisar a su gato en el momento adecuado, que es cuando está rascando el sofá. Háblale con calma pero con autoridad, señalando el sofá en cuestión y luego alejándolo de la zona de desastre. Si no haces esto en el momento correcto, perderás tu oportunidad de oro.

Los postes de raspado son una gran solución

Los gatos son criaturas de hábito, siempre buscando arañar en el mismo lugar. Para la felicidad de tu gato y tu propia tranquilidad, hazle su propio poste para gatos y convierte un espacio pequeño de tu casa en un patio de juegos. Elije un poste de raspado que sea similar al material que más le gusta arañar a tu gato.

Ahí puedes poner cosas como juguetes, hierba gatera, postes para rascar, algo para trepar y troncos de árboles para que tu gato pueda afilar sus garras. Crea un entorno seguro y estimulante donde tu mascota pueda ir cuando quiera. También puedes dejar diferentes tipos de postes de raspado diseminados por la casa para que tu gato pueda explorar más.

Tendrás un éxito absolutamente nulo entrenando a tu gato para que no rasgue las patas de tu mesa o el brazo de tu sofá si no le das algo apropiado donde tu gato pueda seguir haciendo de las suyas.

Usar cinta especial

Si incluso con el árbol del gato y el poste rascador, tu gato todavía prefiere arañar tu sofá, no te preocupes, todavía hay maneras de disuadirlos. Hacer que la superficie no sea atractiva es también un tacto excelente. La cinta de doble cara es un excelente elemento de disuasión, por ejemplo.

Cuando un lugar favorito para rascarse se adhiere repentinamente en lugar de ser suave, el gato lo abandonará rápidamente. Asegúrate de prestar mucha atención al tipo de cinta que compras, ya que deseas cinta extraíble de doble cara, no una cinta permanente de doble cara.

El tipo extraible tiene un adhesivo más liviano diseñado para pegar adornos de fiesta a las paredes y otros usos temporales. ¡Asegúrate de probar un área pequeña antes de envolver todo el lado de tu sofá!

Ayuda a tu gato a mantenerse bien arreglado

Trata a tu gato con amor y recuerda recortar las uñas una vez a la semana o una vez cada dos semanas. De esta manera, tu gato no tendrá el mismo impulso de arañar todo lo que tenga a la vista, especialmente tu querido sofá.

Nunca, bajo ninguna circunstancia, elimines las garras de tu gato. Además de ser muy peligroso, causarás un daño considerable a su propia autoestima. Aunque quitar las garras de un gato puede parecer una forma fácil e inofensiva de evitar arañazos o muebles dañados, esta práctica es extremadamente dañina para uno de nuestros amigos favoritos de cuatro patas y el proceso es mucho más serio de lo que nos puedan decir.

Como puedes apreciar no es tan difícil lograr que tu gato deje de arañar tu sofá. Solamente tienes que tener un poco de amor y paciencia con él.

Esperamos que este artículo te sea de mucha utilidad tanto a ti como a tus familiares y amigos.

Suerte!